meliav.net blog comida perros
Perros haciendo ejercicio

Cómo poner en forma al perro con sobrepeso

Un aspecto importante de ser un dueño de perro responsable es asegurarse de que tu perro está en forma. Puede que pienses que tu perro gordo es adorable tal y como es, pero la verdad es que ya podría estar en riesgo de sufrir problemas de salud.

La obesidad

En el tema de la obesidad tenemos que tener en cuenta que influye mucho la genética o el tipo de raza del perro. Hay razas muy propensas a adquirir sobrepeso con gran facilidad mientras que otras lo tienen mas dificil, aunque duerman todo el día como marmotas. Otro detalle a tener en cuenta es el hormonal. Puede que una alteración hormonal esté afectando al metabolismo, y aunque coma la misma cantidad diaria veamos que engorda, o lo contrario. El hipotiroidismo es común también en algunas razas.

Partimos de la base de que la anatomía de tu perro no es la misma que la del erro de tu vecino que es otra raza. Incluso si los dos son mestizos, o adoptados y son «casi igualitos» en apariencia, no implica que su genética sea completamente diferente, y por ende su comportamiento hormonal y su respuesta a la ingesta de alimentos y su función metabólica.

Por el contrario, hay otras razas -incluidas muchas de los lebreles, como los Galgos, que genéticamente delgadas.

Si no se ve ni una pizca de costilla en un Galgo, por ejemplo, lo más probable es que tenga un ligero sobrepeso. Por eso cada perro es un mundo.

Si tiene una raza poco común o tu perrito es adoptado y es mestizo puede que tu veterinario no tenga una base para prejuzgar el comportamiento estandar metabólico de tu perro. Pero te preocupes porque ocurre mas de lo que imaginas. Además hoy día los profesionales tienen herramientas para localizar información sobre dicha raza en el caso de ser poco común. Si estás en contacto con el criador de tu perro, no dudes en enviarle algunas fotos – idealmente, tomadas de lado y por encima – para obtener otra opinión. Nadie mejor que los criadores para darte consejos sobre la raza de perros que crían.

Una Dieta adecuada

Los perros ganan peso del mismo modo que los humanos: comiendo demasiado y haciendo poco ejercicio. Los perros que comen cantidades excesivas de golosinas, restos de mesa y comida a la hora de comer ganarán peso rápidamente, especialmente si no son muy activos. Antes de iniciar cualquier plan de dieta o ejercicio para su perro, consúltalo con tu veterinario. Como ya hemos mencionado antes pueden haber otros condicionantes como el tema hormonal.

Una solución sencilla para poner en marcha la pérdida de peso de tu perro es darle su comida normal por la mañana, pero sustituyendo su segunda comida por judías verdes (bajas en sodio), un poco de pienso y un multivitamínico para perros por la noche.

Cambiar los premios de tu perro por opciones más saludables también le ayudará a perder esos kilitos de más. Reduce las calorías disminuyendo en gran medida el número de golosinas que le da cada vez. Además, prueba sustuirlas por frescas picadas, manzanas o judías verdes. Lo más probable es que su perro siga disfrutando de esta nueva y crujiente golosina.

Si estás entrenando a tu perro y le das golosinas como recompensa, recuerda restar esas calorías de la porción de pienso que le das. Estarás pensando…»-pero ahora tengo que estar pesando la comida y calculando las calorías?». No es necesario en principio. Solo que si le das chuches, no llenes el tazón de pienso como lo haces habitualmente, sino que le restes un poquito para compensar.

Por otro lado está el lado emocional. Nuestro amigo nos mira con carita de pena y tendemos a ceder a sus peticiones golosas. Como darles comida de la mesa o mientras estamos en la cocina. «-no pasa nada, solo es un poquito». Pero ese poquito a poquito ha llevado a algunos perros a la obesidad. Los perros son como las personas, se muestran hambrientos incluso después de haber alcanzado sus necesidades calóricas del día. Se les puede educar para que coman solo exclusivamente la comida que le damos y no estén pidiendo cuando nos vean comer.

Mucho ejercicio

No hemos descubierto el fuego. El ejercicio es la mejor opción para mantener un metabolismo equilibrado en nuestro perro. Por supuesto, el ejercicio adicional ayudará a tu perro a perder peso. Es raro al perro que no le guste salir a dar paseos, jugar en la hierba, entre la naturaleza o correr. Cierto es que los hay muy vagos, (como las personas) o por su edad avanzada ya pasan de todo.

Muy importante:
En el caso de un perro obeso, lo mejor es empezar despacio y aumentar el ejercicio de forma gradual según vayas viendo que va perdiendo kilitos. Sin embargo, asegúrate de no forzarle, aún mas si padece alguna patología. Mucho cuidaito si está horas bajo el sol Procura que no le falte agua y esté siempre bien hidratado.

Entrenamiento para correr

Si sales a correr con tu mascota ten en cuenta algunos factores. Su edad por ejemplo. ¿No harías correr a un abuelo de 80 años verdad?. Aunque hay razas pequeñas muy fuertes como los Jack Russel Terrier, a quienes he visto correr con 14 años, una edad muy avanzada para ellos. Pero vaya, son excepciones. Si corres por la calle cuidado con sus patitas en terrenos duros como la calzada, ya no solo por su dureza sino por la temperatura que cogen bajo el sol en épocas veraniegas. S es un perro grande lo recomendable es que juegue en superficies mas blandas como l playa, el campo, el césped… Para evitar que sufran sus articulaciones.

Si decides comenzar a correr con tu perro, asegúrate de que está en plena forma física, vaya a ser que le dé un chungo. Lo mas probable es que en su revisión el veterinario no detectara ninguna debilidad física -como problemas cardíacos, problemas ortopédicos como la displasia de cadera o una luxación de rótula – que pueda hacer que correr sea doloroso o incluso peligroso. Si tu perro necesita fortalecer sus músculos, puede utilizar equipos como pelotas de ejercicio para aumentar el equilibrio y la estabilidad.

Haz que el ejercicio sea divertido

Los deportes caninos son una forma estupenda de ejercitar a tu perro al tiempo que se crea un vínculo entre ambos. ¿Qué bonito verdad?. Los ejercicios de agilidad, que es básicamente una carrera de obstáculos cronometrada, requiere que tu seas capaz de comunicarte con tu perro mediante señales de mano y lenguaje corporal. Es un ejercicio que quema muchas calorías y mejora bastante la obediencia, o al menos es una buena oportunidad para ello. Muchos municipios tienes esos servicios para el ciudadano. Ya depende del país y el continente en el que vivas.

Muy importante en los ejercicios: Permanece constantemente atento a la forma en que tu perro mira y actúa. Reduce la velocidad o deténte si jadea en exceso, y busca un lugar fresco o a la sombra hasta que recupere el aliento. Los perros pueden sufrir por exceso de calor. Las razas braquicéfalas, o de nariz corta como el bulldogs ingles y francés, carlinos, pug, etc, pueden recalentarse con mucha facilidad, así que en los días calurosos opta por jugar al escondite en un lugar aireado, o por dar paseos cortos a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

Y vuelvo a repetir, sea cual sea el tipo de perro que tengas, recuerda que el asfalto puede quemar en los días calurosos de verano. Ten en cuenta las almohadillas de las patas no están protegidas. Todos los perros tendrán que adaptarse a correr durante periodos prolongados sobre superficies duras. He visto mas perritos con almohadillas quemadas de lo que imagináis.

Problemas de salud derivados de la obesidad en los perros

Los perros salchicha, los Bassethound y otras razas de cuerpo largo y bajo que adquieren sobrepeso añaden tensión a sus espaldas y articulaciones, haciendo que les resulte doloroso o difícil caminar o sentarse. Las razas braquicéfalas (es decir, con narices cortas y caras planas), como los dogos, los boxers y los bulldogs, tienen un mayor riesgo de sufrir problemas respiratorios debido al sobrepeso. Además de acortar su esperanza de vida, los perros con sobrepeso y obesidad corren un mayor riesgo de padecer enfermedades como diabetes, artritis, hipertensión, problemas respiratorios y cáncer. Al igual que las personas…no es nada nuevo. Pero puede siempre ir controlando el peso de tu perro como lo harías contigo mismo, para percibir su evolución. Y si no también puede llevarlo a su veterinario para que le haga un chequeo y vigile su peso para asegurarse de que está perdiendo peso y mejorando su salud general. Incluso la más mínima diferencia ya notarás como mejora su calidad de vida en general.